Termas en Chile

Las termas en Chile son sin duda un foco importante del turismo nacional. Son más de 270 las fuentes termales distribuidas por todo Chile, muchas de ellas inexploradas. Algunas están emplazadas en modernos spas y centros turísticos al nivel del mar, otras en rústicos pozones a más de 3 mil metros de altura. Con GoChile podrás conocer las más importantes, sus servicios, infraestructura y atractivos, así como disfrutar de todas sus propiedades relajantes y curativas.

 

Te invitamos a ver toda nuestra oferta termal AQUÍ.

 

 Destacados

Puyuhuapi Lodge and Spa Chile

Puyuhuapi Lodge & Spa

La mezcla perfecta del relajo que ofrece un centro termal con las actividades outdoors existentes en la patagonia norte.

  Ver más

Termas de Jahuel Chile

Termas de Jahuel

Ubicadas a sólo 85 kilómetros de Santiago, las tradicionales Termas de Jahuel fueron destacadas por Charles Darwin.

  Ver más

Termas de Puyehue Chile

Termas de Puyehue

Hotel Termas Puyehue es un All Inclusive con un destacado spa termal, en el maravilloso entorno del Parque Nacional Puyehue.

  Ver más


Chile Termal

Termas en Chile

 

Para todos es conocido que Chile es un país de mucha actividad sísmica y volcánica. Esto se debe a que está ubicado dentro de la llamada cuenca de fuego del Pacífico, donde convergen grandes placas geológicas en constante movimiento. Además de la actividad volcánica (que es siempre constante aunque no la percibamos) y de la actividad sísmica, Chile presenta mucha actividad geotérmica, que no es más que el calor interno de la Tierra que calienta hasta las capas de agua más profundas, las que al ascender como agua caliente se transforman en fuentes termales o como vapor hirviente en el caso de los géiseres.

La energía geotérmica ha sido usada para múltiples fines desde la época de los romanos, como fuente de calefacción, como aguas curativas, como centros de relajamiento, etc. Hoy en día, los progresos en los métodos de perforación y bombeo permiten explotar la energía geotérmica en numerosos lugares del mundo, principalmente como un método sencillo y bastante confiable de producir energía eléctrica. Son destacables las centrales de este tipo ubicadas en Italia, Japón, Nueva Zelanda e Islandia.

 

Además de su uso para generar energía eléctrica, la energía geotérmica puede ser usada para suministrar agua caliente sanitaria o para calentar viviendas, oficina, edificios públicos, piscinas e instalaciones agrícola (invernaderos) o piscícolas. En nuestro país todos estos usos aún están en etapa de investigación.


En Chile existen alrededor de 270 fuentes termales, distribuidas en todo el territorio nacional, y muchas de ellas inexploradas. Existen desde fuentes ubicadas a nivel del mar a otras ubicadas en lo alto de las montañas a más de 3000 metros de altura, desde fuentes diminutas a verdaderos centros turísticos que abarcan varios kilómetros.

Las fuentes de aguas termales se concentran, por lo general, en tres sectores: 

  • El sector del altiplano norte, desde San Pedro de Atacama hasta Putre, zona que reúne cerca de un 20% del total de las aguas termales chilenas, caracterizadas por estar en altura y presentar aguas muy calientes.
  • La zona de la Falla de Pucuro, en la zona central, la que cuenta con alrededor de 35 fuentes.
  • La zona de la Falla de Liquiñe-Ofqui, en el sur del Chile, entre la novena y la undécima región, desde el volcán Llaima hasta el volcán Hudson. En esta zona existen más de 70 fuentes termales, caracterizadas por estar en paisajes diversos y presentar variedad de temperaturas, desde los 20 y 25 grados a los 80º C, temperatura que no es apta para el ser humano.


Respecto a la infraestructura turística, las instalaciones de las termas a lo largo de Chile van desde sencillas pozas al aire libre, rodeadas de imponentes paisajes naturales hasta lujosos SPA e instalaciones con cabinas privadas y tinas de mármol, es decir existen opciones adecuadas a cada gusto y a cada bolsillo.

Las termas ubicadas en el norte y que están acondicionadas para el uso turístico, sobre todo en la zona montañosa, son más bien escasas comparadas con las ubicadas en el sur del país. En la mayoría de los casos, las termas ubicadas en la precordillera nortina son piscinas al aire libre ubicadas en quebradas o salares, lugares hermosos y de difícil acceso, pero sin comodidades, aptas sólo para espíritus aventureros.

 

Existen también las termas ubicadas en las sierras, las que son más accesibles, conocidas y populares, como las termas de Mamiña, en la región de Tarapacá, cuyas aguas han sido valoradas por sus virtudes curativas desde antes de la llegada de los españoles. También destacan en esta zona los Baños de Puritama, en la región de Antofagasta, las termas de Juncalito, en la región de Atacama y las Termas de Socos, en la región de coquimbo.

En el centro de Chile se encuentran algunas de los centros termales más antiguos, como las Termas de Jahuel, al norte de Santiago, que fueron visitadas por Charles Darwin en 1834 durante sus viajes de investigación. En su mayoría las termas de esta zona presentan gran infraestructura e instalaciones pensadas especialmente para el descanso familiar, con áreas de deportes y juegos para niños, entre otros.

 

Destacan, además de Jahuel, las Termas del Corazón en la región de Valparaíso y las Termas de Colinay los Baños Morales, en la región Metropolitana. Más al sur encontramos las Termas de Cauquenes, centro tradicional que funciona desde el siglo XIX y las Termas del Flaco, ambas en la región de O'Higgins, en la región del Maule destacan Panimávida y Quinamávida.

En el sur de Chile, desde la región del Biobío hasta la región de Aysén se encuentran ubicadas más del 30% de las fuentes termales, gracias a la combinación de la actividad volcánica y la falla de Liquiñe-Ofqui que facilitan la filtración de agua de lluvia y nieve. Las instalaciones en esta zona van desde sencillas pozas naturales rodeadas de la exuberante vegetación que crece cerca de las fuentes termales hasta lujosas tinas en hoteles de primera categoría.

 

Pertenecen a esta zona las conocidas Termas de Chillán, ubicadas en la región del Biobío cerca de la ciudad del mismo nombre, con variadas instalaciones y centros que combinan termas y ski. En la región de la Araucanía encontramos las Termas del Huife ubicadas en medio del bosque nativo, las Termas de Menetué, con instalaciones de tipo familiar, las Termas de San Luis y las de Palguin. Un poco más al sur se encuentran las Termas de Coñaripe y Liquiñe, las Termas de Puyehuecercanas a centros de ski y famosas por sus baños de lodo, las Termas de Aguas Calientes y El Amarillo, todas en la región de Los Lagos.

Ya en el extremo sur de Chile, en la región de Aysén junto a la Carretera Austral, encontramos las Termas de Puyuhuapi, para muchos expertos uno de los mejores centros termales del país, rodeadas de un espectacular paisaje y con instalaciones de categoría.

 

El Agua

Las bondades del agua termal son conocidas desde tiempos antiguos, pero fueron los antiguos romanos quienes difundieron su uso masivo para fines relajantes y curativos a través de su imperio. En nuestro país, el uso de agua termal data de los pueblos originarios. Incas, Quechuas y Aymarás, en el norte del país, y los Mapuches en el sur, acudían con frecuencia a las termas para aliviar sus dolencias, combinando el uso del agua y el barro termal.

Hoy en día el uso del agua es mucho más variado. No sólo tiene múltiples usos cosmetológicos y terapéuticos, sino que termas como Mamiña, Chusmisa y Socos en el norte y Panimávida, QuinamávidaChillán y Puyehue en el centro sur la embotellan como agua mineral para beber. Los beneficios que tienen las aguas minerales son de tipo químico, causados por las sustancias o minerales que contienen, y de tipo físico, causados por la temperatura del agua. Por esto, algunas termas son más beneficiosas para algunos problemas que para otros.


Tipos de agua

Según su origen geológico las aguas termales se dividen en las magmáticas y las telúricas o de infiltración. Las primeras nacen de filones metálicos o eruptivos y que se caracterizan por sus elevadas temperaturas, caudal y grado de mineralización; es la categoría de la mayoría de las termas en Chile. En cambio, las aguas telúricas surgen en cualquier terreno y tienen un nivel de caudal y mineralización menor.

Según su composición mineral, las aguas termales se dividen en oligominerales (o de baja cantidad de minerales), medio minerales y minerales. En cuanto a estas últimas, las aguas de Chile pueden dividirse según zonas geográficas:

  • En el norte del país, la mayoría de las aguas termales minerales son cloruradas, con gran presencia de sal, potasio, calcio y magnesio. Estas son aguas muy calientes, llegando a los 90º C, y a veces no son aptas para el uso humano como fuentes termales; sin embargo, son útiles para la recuperación de traumatismos y el control del reumatismo, las neuralgias, afecciones respiratorias y problemas de la piel. También en el norte hay presencia de aguas radioactivas, que se llaman así por la presencia del químico radón. Este tipo de agua tiene propiedades analgésicas y sedantes y son muy recomendadas para combatir el estrés y la ansiedad.
  • En el sur, en cambio, las aguas minerales son predominantemente del tipo sulfatadas, cuyos principales componentes son el sulfato de magnesio y la sal común. Éstas presentan temperaturas más bajas que las del Norte, desde los 23º hasta los 70º C, y pueden ser: sódicas-magnésicas, recomendadas por su acción laxante y su efecto positivo dermatológico; sulfatadas-cálcicas, recomendadas en afecciones gástricas, del hígado y de la vesícula y para ayudar a expulsar el exceso de ácido úrico; y sulfatadas-cloruradas, que ayudan a controlar las afecciones digestivas, acné y soriasis.


Al visitar una terma hay que tener presente que las aguas no curan enfermedades por sí mismas, pero sí las controlan y mejoran la salud, además de relajar y aliviar el estrés. Sus beneficios quedan en evidencia cuando vemos que el ser humano lleva más de dos milenios acudiendo a ellas, buscando la paz del alma y del cuerpo.

 

Aplicaciones

Principales terapias y aplicaciones del agua termal
El uso del agua termal y su mezcla con otros elementos como el barro volcánico, la miel, algas o leche y otros ingredientes, usados con fines terapéuticos y cosmetológicos, es cada día más popular. Hoy en día las personas buscan regresar a la naturaleza y aprovechar todas las virtudes que esta puede otorgar.

 

Los baños termales poseen múltiples beneficios y son muy recomendados para aliviar los traumatismos, los procesos inflamatorios articulares, como la artritis, el reumatismo y las dolencias musculares. En combinación con fisioterapia ayudan también a disminuir la rigidez de las atrofias musculares. En cuanto a su uso dermatológico, el agua termal aplicada en baños o vapor, favorece la expulsión de las toxinas de la piel y mejora su condición general. El agua termal en baños de vapor es usada a su vez para aliviar la sinusitis.

 

También en esta categoría están los baños que combinan agua termal caliente y agua fría, con propiedades vasocontrictoras y que favorecen la circulación y eliminación de líquidos retenidos.

 

El barro termal

Uno de los usos más extendidos del agua termal es su combinación con barro o fango de origen volcánico. Esta es la conocida fangoterapia, ya usada por los antiguos egipcios con fines terapéuticos hace 5 mil años. Ya en esa época los expertos en salud notaron que el uso de los sedimentos naturales aliviaba los dolores reumáticos, mejoraba las irritaciones de la piel y revitalizaba los tejidos.

 

El fango no es más que la combinación de agua termal, de los minerales del subsuelo, oligoelementos, restos de rocas micropulverizadas (como silicatos, cuarzo, mica) y restos fósiles de animales y plantas, arrastrados hacia la superficie.

Originalmente se le usaba sólo el barro mezclado con agua termal, pero hoy en día se utiliza en conjunto con extractos de plantas, algas marinas, miel, arcillas y aceites de aromaterapia. Algunas de sus propiedades, dependiendo de su uso, son las siguientes:

  • Como parte de las terapias dermocosméticas, el barro termal favorece la circulación y ayuda a limpiar la piel de toxinas y células muertas.
  • En combinación con aceites de aromaterapia como el eucaliptos, la lavanda o el pomelo, por ejemplo, producen un efecto de relajación y ayudan a combatir el insomnio, el resfrío, la fatiga y agotamiento, el estrés y las tensiones.
  • Como mascarilla facial, sólo o en combinación con arcillas, es muy recomendado en casos de eritemas y acné. El barro termal produce un efecto de peeling que puede ser usado en todo el cuerpo a través de mascarillas, eliminando las células muertas y revelando una piel más limpia, joven y fresca. Este tipo de mascarilla no es recomendado en casos graves de psoriasis por su acción desecante.

 

Otros tratamientos

En algunas termas, como las Termas de Puyuhuapi, ubicadas en la región de Aysén, se aplican también tratamientos complementarios relacionados con las termas, como la talasoterapia, que combina agua de mar tibia y algas marinas, con propiedades exfoliantes y relajantes.

 

En los centros termales también es posible encontrar tratamientos como los masajes de drenaje linfático, que estimulan la eliminación de los líquidos retenidos en el sistema linfático y otras técnicas de masajes con propiedades descontracturantes, relajantes, muy usadas para combatir el estrés, aliviar los dolores de espalda y relajar los músculos en tensión.

 

Al igual que todas las terapias, existen algunas contraindicaciones al uso del agua termal, sobre todo como baños calientes o baños de vapor. Es así como no están recomendadas en personas con problemas cardiovasculares, hipertensión aguda, artritis de tipo psoriásica, y embarazo, entre otras enfermedades. Tampoco deben ser consumidas por personas con gastritis crónica.

 

Listado de Termas

A continuación, un listado con las fuentes termales mas conocidas y desarrolladas, ordenadas por zona:

Norte Grande


Norte Chico


Centro


Araucanía

  • De Chillán
  • Del Avellano
  • Pemehue
  • Río Blanco de Caburgua
  • Huife
  • Huife alto o Toledo
  • Menetué
  • Palguin
  • San Luis
  • Panqui
  • Maichín
  • Trancura
  • Rinconada
  • Pozones
  • Geométricas
  • Manzanar
  • San Sebastián
  • Tolhuaca
  • Calafquén
  • Malalcahuello
  • Eco-Pellaifa
  • Río Liquiñe
  • Vergara
  • Punulaf
  • Quintumán
  • Trafipan
  • Carranco
  • Coñaripe
  • Liquiñe
  • Manquecura
  • Chihuío
  • Aguas Li Ancahue


Los Lagos


Patagonia Norte

 

 

eeuuespesp
Hoteles Crucero
Tours Rent a Car
Actividades

Termas en Chile
lineamenu
   Hoteles y Tours Termales
ver-mas

 
   Norte Grande
  verde Termas de Puritama
  rojo Geysers del Tatio
  beige Termas de Mamiña
   Norte Chico
  celeste Termas de Socos
   Chile Central
  nar2 Termas de Cauquenes
  naranjo Termas de Colina
  verde Termas del Flaco
  rojo Termas Panimávida
  beige Termas Quinamávida
   Araucanía y Volcanes
  nar2 Termas de Chillán
  celeste Termas de Coñaripe
  naranjo Termas Geométricas
  verde Termas del Huife
  rojo Termas de Liquiñe
  celeste Termas de Tolhuaca
   Los Lagos e Isla Chiloé
  naranjo Termas de Aguas Calientes
  verde Termas de Puyehue
   Patagonia Norte y Canales
  celeste Termas del Amarillo
  rojo Termas de Puyuhuapi
   
   
lineamenu
desierto-atacama

isla-de-pascua
torres-del-paine

Chile: +562  27 20 83 00
Bs Aires: +54-1152194102
Más...

Facebook 32 Twitter 32 Flickr 32 blog32
Viaje a tu medida, agencia de viajes

Certificaciones

Calidad

cesmec-veritas

Sello de medio ambiente Fair Chile con el cual auspiciamos proyectos sociales y de medio ambiente Certisur

Click en el mapa para
Tours por Regiones

Norte Grande Altiplano Chile, tours en chile
isla_pascua norte_chico
chile_central
Araucanía Chile
Los Lagos Chile
Patagonia Norte
Patagonia Sur Chile
Antártica Chile