Glaciares: vestigios de hace 10 mil años

3Representan el 90% del agua dulce del planeta y hoy en día se ven fuertemente amenazados por el cambio climático. De increíble y abrumadora belleza, los glaciares, también llamados ventisqueros, llenan la Patagonia austral de territorio blanco.
Por GoChile

No todos los icebergs son iguales, aunque frente a los ojos de un inexperto, se vean todos más o menos lo mismo. Estas enormes reserva de agua fresca son un bien preciado y apetecido por empresarios turísticos, empresas energéticas y científicos, ya que en ellas se acumula belleza natural, historia, energía y, sin duda, una gran fuente de recursos.
Pero, ¿cómo nacen los glaciares? Su lento proceso de formación ocurrió en la Tierra durante le era glacial, hace 10 mil años. Son masas de hielo perenne que se forman por la acumulación de nieve cuando esta excede la cantidad que es fundida y evaporada durante un año. Por esta condición, tienden a encontrarse en montañas y altas latitudes del planeta.
El proceso de formación de un glaciar se da lógicamente por la nieve que se junta con el tiempo, la que recristaliza y forma granos más redondeados llamados neviza. A medida que más nieve se acumula la neviza se hace cada vez más compacta y pierde el aire que tiene en su interior, luego de cual, tras varios años, aparece el llamado hielo blanco. Cuando este proceso llega a su extremo, y aire es expulsado casi en su totalidad, se obtiene hielo azul, como en el caso del glaciar O’Higgins.5
Mientras que Groenlandia y la Antártica constituyen los dos más grandes Casquetes –representando el 85% del agua dulce del planeta– los Campos de Hielo de la Patagonia y otras áreas en Islandia son llamadas Calotas y son inferiores a 50 mil kilómetros cuadrados. 
Los glaciares, también llamados ventisqueros, son masas heladas que forman permanentemente ventiscas (de ahí su nombre) debido a los cambios de presiones que generan. Funcionan como indicadores de los cambios de temperatura, lo que ha quedado en evidencia durante los últimos años, con los efectos del cambio climático. Ya sea por acción directa del sol, influencia del aire caliente, evaporación del hielo o la lluvia, los glaciares “retroceden”, disminuyendo su masa, en un proceso que se llama "ablación".
Finalmente, cuando los glaciares llegan al mar o a un lago, y al haber suficiente profundidad, comienzan a flotar y se forman "icebergs" o témpanos, que se desprenden estruendosamente de la masa de hielo inicial. Estos tienen 90% de su masa bajo el agua, y como son arrastrados por los vientos y corrientes son riesgosos para las embarcaciones.
Los hielos de la Patagonia chilena
Aunque en el pasado Chile perdió parte importante de su territorio en la Patagonia frente a Argentina, aún posee la mayor cantidad de hielos existente en ella, contabilizando al menos unos 30 glaciares, entre los cuales se destacan el Glaciar San Rafael, Colonia, O’Higgins, Pío XI, Amalia, Balmaceda y Grey, entre otros.
4Varios de ellos se encuentran en los famosos Campos de Hielo Norte y Sur. El primero ubicado en la Región de Aysén, tiene una extensión de 4200 km², y en él se encuentra la famosa Laguna San Rafael, el Monte San Valentín –que se eleva 4059 msnm y es el más alto de la Patagonia Chilena–  el Glaciar Exploradores y el Glaciar San Quintín. Por su parte el segundo posee la tercera extensión más grande de hielos continentales tras la Antártica y Groenlandia, con una extensión de 16.800 km² y encontrándose en él los glaciares Jorge Montt, Pío XI, O'Higgins, Bernardo y Grey. 
La mayoría de estos glaciares poseen rutas que permiten visitarlos por vía marítima o aérea, y en GoChile existen variadas alternativas para viajar a la Patagonia y conocerlos.