El cruce andino es la ruta natural que une Puerto Varas con Bariloche. Un viaje que incluye los mejores paisajes de bosques, lagos y volcanes. Una experiencia para repetir una y otra vez.

Por aquí pasaron personajes históricos que buscaron nuevas rutas. Primero fueron los aborígenes que nos abrieron las puertas de un posible cruce entre dos países. Luego llegaron los jesuitas que venían desde la Isla de Chiloé buscando traer sus creencias a un territorio prácticamente deshabitado. Caminaron sin parar, subieron y bajaron cerros tupidos de vegetación. Encantados por su belleza comenzaron a explorar posibles nuevas rutas… hasta que llegaron los colonos alemanes con ganas de industrializar y hacer crecer el comercio en ambos países.

Hoy en día, cientos de turistas están planeando sus vacaciones que incluyen una estadía por Puerto Varas para conocer el Lago Llanquihue, Frutillar, la Isla de Chiloé y  luego cruzar a Bariloche.

El Cruce Andino considera 180 kilómetros de naturaleza pura que mezcla la vegetación, lagos y caminos que cruzan la cordillera de Los Andes siendo sus joyitas más destacadas el Lago Todos los Santos (Chile) y lago Nahuel Huapi (Argentina) con sus impresionantes colores turquesas.

El camino se pierde en la cordillera los Andes. Navegaciones, vistas panorámicas y hasta actividades de aventura se pueden realizar. Algunos dicen que es un viaje dentro de otro viaje… Un destino casi infinito entre bosques de coigües, ulmos, olivillos, lagos y volcanes.