Desierto de Atacama y Altiplano: Principales atractivos turísticos

Las aguas cálidas en sus playas y la aridez de su enorme desierto resumen los contrastes del Norte Grande de Chile, que abarca las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta (decimoquinta, primera y segunda respectivamente).

El Norte Grande es una zona peculiar, en donde la aridez y sequedad del Desierto de Atacama se contrapone con la fertilidad de valles como el de Azapa y oasis como el de Pica. Del mismo modo, contrastan también con la presencia de una gran diversidad biológica cuyas muestras más representativas están protegidas en los parques y monumentos nacionales Lauca, Isluga y Salar de Surire.

Pero el desierto y el altiplano no dejan de fascinar a lo largo de su increíble geografía: el Valle de la Luna, con sus increíbles formaciones rocosas; las 300 mil hectáreas del Salar de Atacama; los impresionantes Géisers de El Tatio; o las numerosas fuentes termales, como las de Mamiña.

Por otra parte, es un territorio de grandes riquezas arqueológicas, naturales y culturales. Los Geoglifos de Cerro Pintado y los Pukarás de Quitor y Lasana, nos hablan del alto grado de desarrollo al cual llegaron los pueblos originales de la zona. Más recientes en el tiempo y en la historia del país, las oficinas salitreras como María Elena son mudos testimonios de un pasado esplendoroso. Y la fiesta de La Tirana es la muestra más representativa de la mezcla entre las tradiciones paganas y el catolicismo.

Cada una de las ciudades y pueblos de la región es heredero de este pasado. Son muchos los pueblos como San Pedro de Atacama y Putre que están rodeados de kilómetros desérticos, y que poseen una forma y ritmo de vida que difieren enormemente del de las ciudades situadas en el litoral, como Arica, Iquique y Antofagasta. También estas últimas difieren grandemente de Calama, ciudad surgida de la actividad minera de Chuquicamata, la mina de cobre a tajo abierto más grande del mundo.

Esta es una zona que sirve tanto para disfrutar reposadamente como para lanzarse a la aventura de explorar. Está dotada de toda la infraestructura y servicios necesarios para atender a los visitantes.