La práctica de actividades al aire libre es una de las principales bondades de El Gran Valle De Aconcagua.

Generosa tierra de campos y montañas, sol y aire puro, de roca desnuda y vegetación silvestre, hielos eternos y nieves vírgenes, vio llegar a fines del siglo XVI a grupos incaicos, que seducidos por esta hermosa planicie, se asentaron dando vida a un caserío que pronto se transformó en el más alegre y activo pueblo de la región. Cuenta la historia, que en ese entonces los mitimaes lo llamaron "aldea donde se pone el sol", otros en tanto lo llamaron "valle de Chile". Cada grupo inca que arribó a este valle le dio diferentes nombres, todos decían relación con el lugar donde se pone el sol, algunos de esos nombres fueron Conconcagua, Canconcagua, Concahua y Aconcagua que fue el que quedó definitivamente. De la misma forma fue llamado el río que hoy lo riega.

Ubicación y Características de la Zona

Esta tierra de campos que se ubica 80 kilómetros al noreste de Santiago y a 120 km al este de Valparaíso, con eterna fertilidad tanto en el pasado como en los tiempos de hoy, ha dado a sus habitantes variados cultivos de chacarería y forrajes en un comienzo, para dar paso luego a la fruticultura, ganadería y hoy a la agroindustria, en donde prevalecen las faenas de packing de frutas de exportación como uvas, duraznos, ciruelas, kiwis, secado de frutas y la elaboración de vinos y licores a través de plantas semi industriales y artesanales.
En la parte alta del valle, vale decir en la cordillera, valiosos minerales como el oro y la plata son extraídos desde épocas incásicas, a lo que se le ha sumado el cobre con el transcurso de los siglos.

Con un clima de tipo mediterráneo, presentando estaciones muy marcadas, con un invierno con lluvias, nieve y temperaturas máximas de 7° C, y un verano soleado con máximas que alcanzan fácilmente los 32° C. La zona del Gran Valle de Aconcagua comprende las provincias de Los Andes y San Felipe, reuniendo en conjunto 10 comunas. La arquitectura que se observa en los poblados del área mezcla lo colonial con lo moderno, destacando antiquísimas construcciones de orden religioso como las iglesias.

Fiestas y Atractivos Turísticos

En diversos sectores del Valle se han rescatado hoy en día, y de modo muy festivo actividades como la trilla a yegua suelta, las domaduras de potros, el rodeo. Del mismo modo se suceden las Fiestas Religiosas de la Virgen de Andacollo en San Felipe, las Vírgenes de las Nieves en Calle Larga, Santa Filomena en Santa María y la de San Francisco en la localidad de Curimón.
Cabe destacar también museos que guardan apreciadas especies del tiempo de la colonia ubicados en Los Andes, Curimón, Putaendo y San Felipe.Monumento Salto del Soldado.

A esto se suman los ya consagrados centros turísticos como Jahuel, Baños del Corazón y Portillo. Es posible encontrar, preferentemente en épocas de verano, una media docena de recintos para la recreación y el baño.

Declarados monumentos nacionales, se encuentran en el Valle el árbol en donde Don José de San Martín amarró su caballo, hoy en día ubicado en plena plaza de armas de Putaendo. El monumento a la Batalla de Chacabuco, cercano a la plaza de peaje del mismo nombre. Destaca también la casa de Don Pedro Aguirre Cerda, uno de los primeros presidentes de Chile, que se encuentra en la localidad de Pocuro. En tanto, al recorrer el Camino Internacional es posible encontrarse con los monumentos a la Batalla de los Papeles, el Salto del Soldado y el Combate de la Vieja Guardia. Asi como los Refugios de Correo que datan de 1765 en el pueblito Juncal, y en plena cumbre de los Andes el significativo Cristo Redentor, que marca el límite fronterizo con Argentina

Montañismo y Excursionismo

Para los amantes del montañismo y las actividades al aire libre, esta zona ofrece un importante patrimonio natural. Posee más de 35 cumbres que van desde los 1200 a 6110 metros de altura sobre el nivel del mar, dando origen a una innumerable cantidad de quebradas por donde bajan más de 20 esteros que vacían sus cristalinas aguas en 4 lagunas y 8 ríos, los cuales a su vez riegan cinco valles interiores y recorren siete cajones cordilleranos.

En pleno corazón del Valle de Aconcagua existe un lugar de un atractivo muy especial llamado Serranía del Ciprés, ubicado en los faldeos del cordón montañoso Bellavista. El lugar es parte de un proyecto, apoyado y subsidiado por el Programa de las Naciones Unidas por el Desarrollo, cuyo objetivo es estudiar la situación actual del Ciprés de Cordillera ubicado a más de 2000 msnm, con el fin de permitir su conservación.A la Serranía del Ciprés se puede acceder en bicicleta mountain bike, a pie o en vehículos de doble tracción hasta la zona de picnic. Posteriormente se debe caminar o subir a caballo las laderas de la quebrada, rica en especies nativas de la zona central tales como quillayes, maitenes, peumos, además de abundancia de pájaros. En el punto próximo, dónde convergen dos laderas y el sendero tiende a desaparecer, aparece al visitante el primer ciprés, que da inicio a los demás árboles de esta singular especie.

Este recorrido se hace por el día, y las épocas ideales para visitarle son en otoño, invierno (con terreno nevado) y primavera, ya que en verano el calor y la escasez de agua dificultan el trayecto. Cabe destacar que el lugar cuenta con zona de picnic y es óptimo también para acampar. Escalando los cerros Tabaco y Bellavista, es posible apreciar una estupenda vista de la cuenca del río y Valle de Aconcagua.

Textos: Jorge Venegas

Guía Instructor de Montaña