Esta reserva biológica, ubicada en la Región de la Araucanía, es un verdadero ejemplo del modelo ecoturístico, donde la sustentabilidad, la naturaleza y las comunidades locales trabajan en conjunto para la entrega de un servicio turístico de alta calidad.

 

Por Pablo Dutilh

La Reserva Biológica Huilo Huilo fue una de las iniciativas privadas pionera en la conservación del patrimonio natural y biodiversidad de nuestro país, así como de la integración del turismo a estas áreas con servicios de alta calidad.

En el sentido de la conservación, la Fundación Huilo Huilo ha desarrollado notables proyectos. Destaca  lo que se refiere a la conservación del Huemul, ciervo endémico del sur de Chile y Argentina, catalogada en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) en 1973.

Con el objetivo de preservar esta especie, Fundación HH creó el “Centro de Conservación del Huemul del Sur”, el cual se encuentra ubicado al interior de la Reserva Biológica Huilo Huilo, con el objetivo final de reintroducir esta especie en la zona geográfica en que se encuentra emplazada la Reserva, donde estos representantes de nuestra fauna estuvieron presentes hace tan sólo dos décadas. En la reserva podemos encontrar áreas específicas en donde se mantiene protegido, y bajo un fuerte cuidado procurando su reproducción para aumentar la población que actualmente es de siete individuos.

En cuanto al turismo HH representa un modelo de gestión turística de áreas silvestres protegidas. Se ha desarrollado infraestructura de calidad para la atención de visitantes, integrada orgánica y sustentablemente al entorno, de forma de minimizar el impacto en el medio ambiente, tanto a través del manejo de sus residuos y emisiones, como paisajísticamente en una arquitectura que se funde con el paisaje del lugar.

En este sentido destacan sus dos hoteles principales, Lodge Montaña Mágica y Hotel & Spa Baobab, el primero emulando un volcán, con una textura de roca y lleno de plantas en su exterior, y el segundo imitando la arquitectura y materialidad de un árbol. Ambos con un alto nivel de servicios y equipamiento en los espacios comunes y habitaciones, que podrían fácilmente ser catalogados como de cinco estrellas.  

En el Hotel Baobab me encontré con un hotel muy cómodo y bastante especial.  Me sentí completamente integrado al entorno, porque el ambiente del bosque se traspasa absolutamente al interior del hotel, tanto en la ambientación como en la estructura de los espacios comunes.  Por ejemplo, el corredor principal del hotel que conecta con las habitaciones es un espiral que recorre el hotel en altura, dejando un espacio central que integra todos los espacios.

A todo esto debemos agregar la diversa oferta de lugares, servicios y actividades en la reserva, como son senderos de interpretación ambiental, un centro de ski, un canopy XL de dimensiones impresionantes –con travesías de hasta 300 mts a 40 mts de altura– una cervecería artesanal, el “Museo de los Volcanes”, el Canopy Village (cabañas que se arriendan construidas en los árboles),  rutas de trekking y montañismo en el volcán Mocho Choshuenco.

Además existen interesantes zonas para avistamiento de aves. Tuve la oportunidad de participar en una excursión a la “Laguna De Los Patos” –cuerpo de agua ubicado en la Pampa de Pilmaiquén (sector plano de origen volcánico)– que se caracteriza por albergar en las temporadas estivales diversas especies de patos y otras aves propias de ambientes acuáticos y humedales.  Una experiencia muy interesante para amantes de las aves
Sin duda podrán encontrar mucho más, porque la reserva está en constante evolución para integrar periódicamente nuevos servicios y atracciones a su oferta para los visitantes.

No puedo  dejar de destacar, desde el punto de vista de los atractivos del lugar, el Río Fuy y el impresionante Salto de Huilo Huilo, en donde este río se introduce en unas profundas grietas (en mapudungún el significado de Huilo Huilo en grieta profunda) para caer a un precipicio de 37 mts de altura. Imperdible.

En resumen, este lugar logra la mezcla perfecta entre un robusto proyecto de conservación y una controlada oferta turística de calidad, que permite vivir una experiencia de excelencia haciendo un aprovechamiento económico de los recursos naturales de forma no destructiva, y a la vez colaborando en el restablecimiento de orden ecológico de estas áreas silvestres.

En este sentido es muy importante destacar la integración de las comunidades locales a la operación y funcionamiento de todos los servicios del parque. Casi el 90% de los empleados de esta reserva y sus servicios asociados pertenecen al pueblo de Neltume y poblados cercanos. Esto define el modelo turístico de Huilo Huilo como un modelo “Ecoturístico” real, en donde la sustentabilidad, la naturaleza y las comunidades locales trabajan en conjunto para la entrega de un servicio turístico de alta calidad.