Esta isla se ubica en la desembocadura del río Baker, esta se caracteriza por se lisa y de poca altura y sin mucha vegetación. Sin embargo, es monumento histórico por ser uno de los primeros vestigios de colonizacion de la zona y también por la leyenda de los trabajadores que llegaron a la zona y se terminaron muriendo después experimentar extraños síntomas que los estaban deteriorando: moretones en las piernas y brazos, hemorragias, sangrado de encias, dolores de cabeza y otros padecimientos.

La “Isla de los Muertos” es el sitio más antiguo con construcciones “occidentales” conocido en la XI Región y quizá sea el sitio histórico más valioso que existe actualmente en esta región, donde éstos son particularmente escasos, debido al reciente poblamiento, al deterioro propio de las inclemencias climáticas y los incendios, entre las razones más relevantes.

Fue declarada "Monumento Histórico" por su gran valor cultural al contener un antiguo cementerio que data de 1906, cuando alrededor de 120 "hacheros" chilotes que trabajaban para la "compañía explotadora del Baker" fallecieron por raros sintomas que . Este posee 33 cruces, es testimonio del respeto que ha tenido la comunidad de Tortel hacia este espacio por ya mas de un siglo del deterioro permanente provocado por las fuerzas naturales. La caua de la muerte de los trabajadores es un misterio que nadie sabe si algún día se va a resolver.

Además de sus valores históricos, es una excelente representante de las especiales e interesantes condiciones naturales que se dan en el delta del Baker, el principal río de Chile. Se resumen aquí, además de su constitución geomorfológica fluvial, los biomas existentes en la comuna, produciendo un hermoso marco de selva fría en un entorno de paisaje soberbio de cordilleras y glaciares, que, aparte del valor que tiene por si mismo, realza aún más el misterio de lo allí acontecido.