Cada vez llegan más extranjeros a Chile en busca de montañas nevadas para deslizar. Y es que el mundo se está dando cuenta de lo increíble que es esquiar en paisajes como los de nuestro territorio. Si aún no estás convencido, estas 6 razones te convencerán.

Esquiar en Chile es una experiencia única. En las faldas de la cordillera de los Andes, puedes deslizarte por volcanes activos, cerca de lagos de la Araucanía, y entrando en contacto con la  flora y fauna chilena. Si esto no es suficiente para ti, te invitamos a leer nuestras 6 razones que harán de este deporte de nieve en Chile, un ítem más en tu lista de cosas para hacer antes de morir.

  • Pisar las cumbres más altas de Sudamérica

En Chile tenemos increíbles centros de Ski, algunos de los cuales están en las faldas de las cumbres más altas de la Cordillera de los Andes. Valle Nevado, ubicado a una hora de Santiago, tiene pistas de casi 4.000 metros de altura que ofrecen espectaculares vistas. Este Centro de Ski, tiene fácil acceso en helicóptero a grandes montañas de 5000 metros de altura con glaciares incluídos.

  • Deslizarse sobre un volcán activo

No es gratuito decir que Chile es un país de volcanes. En nuestro alargado territorio hay 2.900 de los cuales 80 están activos y tú puedes deslizarte sobre más de uno de ellos. El centro de ski Corralco, ubicado en el sur de Chile, posee pistas para deslizarse sobre las laderas del volcán Lonquimay (uno de los activos). En Ski Pucón, también puedes vivir esta aventura, esquiando por las lomas del [ELE006]​volcán Villarica[ELE006]​​, que ha tenido nada más ni nada menos que 64 erupciones en su activa vida.  

  • Esquiar entre bosques de araucarias milenarias

¿Te imaginas lanzándote sobre una ladera nevada mientras ves un bosque siempre verde a tus pies? Pues es Chile es posible. En la región de la Araucanía, tenemos bosques de araucarias, árboles perennes y milenarios que nacen en las faldas de las montañas andinas. Precisamente ahí está el centro de ski Corralco. Ubicado dentro de la Reserva Nacional Malalcahuello- Nalcas es un lugar único para esquiar en contacto con la naturaleza.

  • Ver la ciudad de Santiago desde lo alto

A poco más de una hora de Santiago hay tres centros de ski: La Parva, El Colorado y Valle Nevado, desde los cuales es posible ver como el sol se pone sobre la ciudad de Santiago, para dejar nada más que oscuridad y pequeñas lucecitas allá abajo en el valle. Las vistas son impresionantes y las posibilidades de ver cóndores, altas.

  • Tomar un descanso en las termas naturales después de hacer snowboard todo el día

Chile es un país de volcanes, sí, pero también de aguas termales. A lo largo de todo el territorio tenemos ​​piscinas naturales de agua caliente​​​ que invitan al relajo, una de las más conocidas es la del centro de ski Nevados de Chillán. Si quieres soltar los músculos después de un día en la montaña, ya sabes dónde ir.

  • Esquiar con vista a un lago color esmeralda entre empinados nevados

A casi 3.000  metros de altura, se encuentra la Laguna del Inca, un precioso cuerpo de agua color esmeralda que junto a las montañas nevadas detrás, hacen del centro de ski Portillo una perfecta postal invernal. En la noche la vista se pone aún mejor, porque las estrellas sobre el valle hacen del spot uno de los más hermosos de Chile.

¿Cuál de todos estos te gustaría conocer primero?

 

Vive la experiencia