Estas son las mejores cosas que hacer en los alrededores de Santiago

Santiago es una ciudad vibrante y cosmopolita donde encontrarás panoramas y actividades para todos los gustos. En la capital puedes visitar los museos más interesantes, los restaurantes más recomendados, la vida nocturna más estimulante y una gran variedad de actividades culturales. Pero si ya viviste todo eso y lo que buscas son paseos cerca de Santiago, entonces no puedes dejar realizar las actividades que te recomendamos a continuación:

1.Piérdete en los coloridos callejones de Valparaíso: ubicada a poco más de una hora de Santiago está el puerto de los mil colores. La famosa ciudad bohemia de Chile que encanta a sus visitantes con sus murales, su estimulante vida cultural, sus cervezas artesanales y sus empinados cerros. Recórrela subiendo sus asensores, navegando por la bahía y visitando los lugares imperdibles como la casa de Pablo Neruda, La Sebastiana.

2.Toma la fotografía perfecta en el Embalse el Yeso: en el Cajón del Maipo a 45 minutos de Santiago se encuentra este maravilloso paisaje de postal. Un embalse que atrae especialmente la atención de los brasileños por su hermoso color turquesa y las cumbres nevadas que lo rodean.

3.Viaja al pasado en el pueblo minero de Sewell: hace más de un siglo se fundó un asentamiento minero en el yacimiento de cobre subterráneo más grande del mundo. Hoy es una reliquia Patrimonio de la Humanidad, un pueblo fantasma detenido en el tiempo que te transportará a la ardua pero cómoda vida de los mineros hace cien años atrás.

4.Prueba los vinos más ricos del mundo en el Valle de Colchagua: visita una  viña , recorre sus bodegas y camina entre sus viñedos. Prueba un vino de calidad y mira el atardecer sobre las colinas verdes en una de las zonas agrícolas más destacadas de Chile por su vino de alta calidad.

5.Conoce la estrafalaria casa de Pablo Neruda en Isla Negra: el poeta Pablo Neruda no sólo es recordado por sus inspiradores versos, también hace presente en la cultura popular por su extravagante personalidad, que se ve perfectamente reflejada en las tres de sus casas. La de Isla Negra  tiene un “que se yo” de coleccionista marinero que te hará adicto a sus locuras.

6.Visita el legendario centro de esquí Portillo: en 1966 Portillo era uno de los lugares más top entre los esquiadores nacionales e internacionales. Su edificio amarillo se hizo famoso, al igual que las montañas de nieve perfecta que lo rodean. Es definidamente un lugar que vale la pena visitar no sólo para deslizarse por las laderas de Los Andes, sino que también para ver las estrellas sobre la Laguna el Inca, descansar en el resort y degustar una de esos deliciosos platos que preparan en el restaurant.

7.Descubre el maravilloso Parque Andino Juncal: es un área protegida privada y aún poco conocida incluso entre los locales. Su gracia es la gran diversidad de flora y fauna que posee así como también sus varias rutas de trekking, sobre todo la que lleva al glaciar Juncal, una tremenda recompensa después de una buena caminata.  

8.Deslúmbrate con los asombrosos paisajes de la Quebrada Los Cóndores: desde el poblado de Quebrada Alvarado comienza la excursión hasta la Quebrada Los Cóndores, una ruta que pasa por entremedio de un bosque y que culmina en unos pozones naturales.

9.Practica rafting en el río Maipo: si hay algo en lo que destaca Chile, es en el turismo aventura y el rafting es uno de los deportes más solicitados por los viajeros que vienen por adrenalina. Ubicado en el Cajón del Maipo, este ,río clase III y IV, está en su mejor momento durante la primavera y el verano chileno.

10.Lánzate en parapente desde las quebradas de Maitencillo: Chile tiene una particularidad que pocos países tienen la suerte de ostentar. Es un país tan angosto que en tan sólo una hora puedes ir desde la cordillera hasta el mar. Maitencillo es una de las tantas playas que tenemos cerca de la capital, y es además una de las favoritas por los locales. Es amada por los surfistas y perfecta para los que buscan aventura lanzándose de sus barrancos hacia el océano pacífico con un parapente sobre la espalda. 

¿Cuál vas a hacer primero?

Vive la experiencia